:)

Loading...

domingo, 2 de enero de 2011

Soñar es dulce , vivir aún más.

Hoy he andado cinco minutos bajo la lluvia. Primero he ido rápido, pero luego me ha dado igual el tiempo y el agua, así que he ido más despacio. Cuando he doblado la calle para llegar a mi casa he dejado que la capucha se me cayera, y que la lluvia me diera en la cara. Era suave, estaba templada. Me ha gustado. Al llegar a casa he sonreído, no sé muy bien porque. . . Vale, sí que lo sé; por él.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario