:)

Loading...

jueves, 6 de enero de 2011

uno,dos,tres,cuatro,cinco,seis y... ¡SIETE! te quiero

Son muchas las cosas que a lo largo de la vida te pueden pasar , unas mejores y otras peores, unas te hacen disfrutar y reír, y otras te hacen sufrir y llorar, pero lo bueno de estas últimas es que te hacen crecer, te hacen aprender y no volver a tropezar con la misma piedra. Pero lo que nunca se acaba de entender es el comportamiento de aquellos que creíamos cercanos. Y es que en muchas ocasiones es el orgullo el que hace que todo sea tan pésimo. Errores que no quieres rectificar por orgullo. Errores que todos cometemos. Esas ganas que se tienen por hacer algo, por decir algo, pero no se hace, no se dice, sólo y exclusivamente por una razón. Es el empeño en que quiero pero no puedo. Pero no se puede por esa misma razón.
Una Puta razón que acabará acabando con aquello que nunca se quiere que acabe.
Pero cuando uno se da cuenta, ya es demasiado tarde, intentas rectificarlo, y cuando aparentemente parece haberse conseguido, lo estropeas más, y se derrumba todo aquello consiguiendo la nada, todo por la culpa de esa maldita razón.
Y es que aquellos que arrastran y llevan consigo esta razón, nunca ganarán.
En cambio el resto nunca perderá, por que aprenderá que no ganar es querer no poder...

No hay comentarios:

Publicar un comentario